Posteado por: Vive entre Médicos | 4 de julio de 2012

PRESENTE Y FUTURO DE LAS CÉLULAS MADRE EN PATOLOGÍA DE RODILLA

Me han solicitado que escriba un artículo en referencia al tema anterior, respecto a la actualidad de las terapias biológicas, con células madre mesenquimales, en las lesiones de rodilla, lo que he aceptado gustosamente para que sea publicado en la revista digital “+ Trabajo Saludable”, que reciben con caracter trimestral las empresas asociadas a Mutua Universal.

En espera de la revisión y decisión final a publicarlo en el mencionado medio de comunicación, os quiero hacer partícipes del artículo original a través de mi propio blog, dado que puede ser complicado acceder al mismo una vez sea editado; posteriormente valoraré la posibilidad de adjuntar el enlace oportuno a esta revista si es posible.

Un saludo a tod@s !

INTRODUCCIÓN

La rodilla es la articulación más grande y una de las más complejas de nuestro cuerpo, dada la gran cantidad de estructuras internas que la componen.

Prácticamente no existe una actividad que implique desplazamiento en la cual no utilicemos esta articulación. El ejercicio físico que conlleve movimientos corporales con desplazamiento como los que se dan en la práctica laboral, deportiva o simplemente el de subir y bajar escaleras o cuestas, activan esta articulación.

Con esto no es de extrañar que la rodilla sea una de las estructuras articulares que origina más número de consultas en el campo de la  traumatología, que sumado al envejecimiento de la población, origina un aumento de la incidencia de problemas articulares.

Estas premisas han obligado a la constante búsqueda de tratamientos cada vez más eficaces. Desde los primeros estudios al respecto del tratamiento con células madre, hace aproximadamente 40 años, se ha ido aumentando el conocimiento y la atención social sobre este campo terapéutico, principalmente en la última década.

Se ha popularizado más todavía, al tratarse de técnicas sencillas que facilitan su uso sin grandes recursos estructurales y económicos, añadido a la extensa y a veces confusa información existente en la web, en muchos casos sin la acreditación mínima exigible.

CÉLULAS MADRE MESENQUIMALES

Se está convirtiendo en uno de los campos con más futuro dentro de la traumatología, en concreto aquellos relacionados con las “Células Madre Mesenquimales”: células madre de la médula ósea, progenitoras y aisladas de los tejidos humanos, en especial del interior de huesos y adipocitos. Las características de estas células nos permiten regenerar o remplazar estructuras y tejidos dañados gracias a su capacidad de transformarse en las células específicas que necesite nuestro organismo.

No debemos confundir estas células madre con las terapias realizadas con “factores de crecimiento plaquetario”, dado que estos últimos, son proteínas sin capacidad de regeneración, aunque sobradamente demostrada su utilidad para mejorar la funcionalidad y la calidad de vida de los pacientes a corto plazo.

La aplicación actual en humanos se está realizando predominantemente con Células Madre Mesenquimales, obteniendo una mejora respecto a la utilización de “Condrocitos”, células sanas de cartílago del propio paciente, utilizados hasta ahora de forma preferente en el tratamiento de los defectos de cartílago de cóndilos femorales, tróclea femoral o rótula, que concurrían en patología degenerativa y traumática.

Estas Células Madre Mesenquimales se extraen mediante artroscopia o directamente del interior del hueso mediante una punción-aspiración, consiguiendo células adultas para su tratamiento posterior, centrifugando y decantando estas células, a las que podrán unirse finalmente a factores de crecimiento plaquetario, obtenidos de sangre periférica, como agentes señalizadores para la regeneración tisular, una vez aplicadas en los defectos o lesiones del organismo.

Estas células no producirán rechazo de ningún tipo, dado que se extraen, en fase adulta, del propio paciente.

Los tratamientos traumatológicos pues, están evolucionando desde aquellos agresivos e irreversibles en base a la colocación de prótesis metálicas, al uso de técnicas regenerativas y con carácter preventivo, utilizando las Células Madre Mesenquimales, mejorando los resultados y reduciendo el tiempo de recuperación del paciente, para su incorporación a la vida laboral y/o deportiva.

Debemos pensar que los problemas articulares de rodilla son muy frecuentes en la población y que, hasta ahora, los tratamientos efectuados eran estrictamente sintomáticos y puramente paliativos; mejorábamos el dolor y la inflamación, pero manteníamos lesiones de base de características crónicas, degenerativas, por lo que se convertían en dolencias de consulta frecuente y reiterada.

Los procesos accidentales laborales provocan a su vez lesiones articulares, agravando la situación, añadiendo al desgaste articular propio lesiones óseas y/o cartilaginosas traumáticas con tendencia a cronificar.

TRATAMIENTO CON CÉLULAS MADRE MESENQUIMALES

En la actualidad podemos plantear el tratamiento con Células Madre Mesenquimales en patologías como:

–          La reparación de estructuras ligamentosas de la rodilla, principalmente el ligamento cruzado anterior, por su elevada frecuencia de lesión.

–          Roturas meniscales degenerativas y/o traumáticas, evitando así la extracción artroscópica de la estructura dañada y por tanto minimizando el deterioro posterior de la articulación.

–          Para evitar pérdidas óseas en la colocación de prótesis o en procesos de pseudoartrosis de fracturas, en los que no aparece proceso de reparación y consolidación ósea.

–          Procesos tendinosos, inflamatorios por traumatismo o uso repetido del mismo, así como en procesos de ruptura de dichos tendones.

–          En procesos de artrosis de rodilla, en busca de la regeneración de cartílago articular, evitando la colocación de prótesis metálicas.

No podemos obviar que este tipo de tratamientos se encuentra todavía en fase experimental en humanos, si bien los estudios realizados sobre animales y los realizados ya sobre humanos, invitan a un razonable optimismo.

Tras todo esto, debemos mantener una cierta distancia, dado que desconocemos la eficacia terapéutica a largo plazo para las enfermedades concretas de la rodilla y si este tipo de tratamientos otorgan mejoras frente a tratamientos convencionales.

Todavía no podemos indicar qué tipo de células y de qué origen son las más adecuadas para tratamientos definidos en la rodilla, si bien ya hemos dicho que son las “Células Madre Mesenquimales” las que en la actualidad se utilizan mayoritariamente.

Desconocemos, a su vez, las mejores técnicas de aplicación de las mismas y desconocemos sobre todo, los riesgos de este tipo de tratamiento a largo plazo.

La decisión entonces para aplicar esta terapia se basa todavía en criterios puramente personales, dependientes del grado de aprendizaje del médico, de los costes económicos de los procedimientos a realizar y por supuesto, de las características del paciente, por lo que hoy resulta difícil, si no imposible, universalizar estas terapias.

Estamos, por tanto, ante un avance médico importante, pero todavía aventurado. Los ensayos clínicos respaldan los beneficios terapéuticos obtenidos, pero todavía conlleva riesgos, por lo que es totalmente razonable que sigamos de cerca los futuros ensayos clínicos que nos permitirán reafirmarnos en esta línea.

Tras esta breve revisión, me siento obligado a recordar que el mejor tratamiento de momento, continua siendo el preventivo, por lo que ante la sospecha de alguna anormalidad en la rodilla, lo mejor es acudir a la consulta médica.

CONSEJOS PREVENTIVOS

Para prevenir la aparición de lesiones y retardar el desgaste natural de nuestras rodillas, es importante tener en cuenta los siguientes consejos prácticos que permiten disminuir la incidencia de lesiones:

1.- Control del peso: nuestras rodillas soportan nuestro peso por lo que las mantenemos expuestas a más carga cuanto mayor sea éste. Con el sobrepeso, nuestras estructuras sufren un exceso de carga que excede la capacidad fisiológica para las que están preparadas.

2.- Evitar permanecer de pie: la poca movilización articular conlleva efectos negativos para nuestras rodillas al no estimular la nutrición y renovación de sus tejidos.

3.- No abusar de escaleras, ni de cuestas o rampas, que generan un trabajo excesivo a la articulación, sobretodo a nivel de la rótula.

4.- Mantener una buena musculatura en extremidades inferiores, contribuye a estabilizar la articulación disminuyendo las cargas negativas sobre ella, por tanto no hemos de olvidar que realizar ejercicio físico de forma adecuada y constante es necesario para mantener una buena salud de nuestras rodillas.

Ahora bien, no todos los ejercicios se adaptan a nuestras condiciones físicas y estructurales, por lo que ante la duda solicite ayuda a su médico, el cual le orientará sobre cómo evitar lesiones.

Seguirá siendo tarea médica el mantener informados a nuestros pacientes y a nuestras empresas asociadas de los avances que se produzcan, permitiéndonos decidir de forma coherente y conjuntamente con el paciente, respecto a la idoneidad de la realización de este u otros tipos de tratamiento.

Anuncios

Responses

  1. Felicitaciones !!!, muy buenos los alcances, esperemos que los resultados cientificos sean buenos, y asi mejorar la calidad de vida de muchas personas.

    • Gracias por visitarme y por tus felicitaciones !
      Todos deseamos mejorar estas terapias para poder ofrecer soluciones más eficaces a nuestros pacientes.
      Un saludo.

  2. Excelente artículo, que deja constancia de las virtudes y de las incógnitas de esta línea de trabajo. Enhorabuena.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: